Michael Shoemaker (izq.), gerente de Uber; y Hugo Ospina, líder de la asociación de taxistas.

Uber y taxistas, una puja por el servicio

Gerente de Uber y un líder de asociación que agremia a 16.700 taxistas en Bogotá, responden dudas.

 

‘Normas actuales se quedan estrechas’

Michael Shoemaker, gerente de Uber.

Cuando comenzaron, ¿eran conscientes de los problemas legales que podían enfrentar en Bogotá?

En parte sí, pues las nuevas tecnologías generan servicios y productos que satisfacen expectativas pero que también generan temores en los sectores acostumbrados a controlar sus mercados sin competencia ni exigencias. De manera que en otras ciudades se han presentado situaciones similares, que se superan con diálogo, educación y racionalidad. Uber no empobrece a nadie, al contrario, aumenta y complementa el tamaño del mercado de transporte urbano. Es la lucha entre el pasado y el futuro, como ocurrió entre la máquina de escribir y el computador portátil, es inevitable evolucionar.

¿Qué clase de impuestos pagan en Colombia?

Pagamos los impuestos que exige la ley colombiana. Es importante mencionar que las transportadoras socias reciben el 80 por ciento del dinero y otros proveedores se ven beneficiados gracias a nuestra presencia.

¿Qué están haciendo para que la empresa cumpla con los requisitos que exige el Ministerio?

Uber es totalmente legal, es la plataforma tecnológica que facilita el surgimiento de la oferta de este tipo de servicio especial. Los usuarios de la plataforma suscriben un contrato y se convierten en miembros de una comunidad. Uber realiza diversos tipos de contratos, con conductores debidamente afiliados a empresas de transporte especial y con éstas. Como es una tecnología y una modalidad nueva, las normas actuales se quedan estrechas; es necesario que el MinTransporte emita una regulación que reconozca el servicio y lo diferencie del que prestan los taxis amarillos, pues responde a una demanda insatisfecha.

¿Han recibido amenazas de los taxistas?

Ellos quieren proteger su feudo y envían taxis a hostilizar a los socios conductores nuestros. También instigan a la Policía en los retenes, lo que carece de sentido. Son líderes gremiales que deben modernizarse, porque hoy se lucran del trabajo de los taxistas que hace su tarea en condiciones muy duras y sin las contraprestaciones legales mínimas que gozan los trabajadores. No se preocupan esos dirigentes por elevar el nivel de vida de sus conductores o el nivel y la calidad del servicio al usuario. Se tendrán que dar cuenta algún día de que la ciudadanía reclama un servicio seguro y de alta calidad, que ayudará a mejorar sustancialmente la movilidad de la ciudad.

‘Solo pedimos que Uber cumpla la ley’

Hugo Ospina, líder de la asociación de taxistas.

¿Por qué los taxistas en Bogotá se oponen a que Uber entre al mercado?

Jamás nos vamos a oponer a que Uber entre a Colombia. Son bienvenidas todas las tecnologías en el país, pero en igualdad de condiciones con nosotros.

¿Y cuál es la desigualdad que alegan ustedes?

Pues ellos deben constituir una empresa de taxis, como lo ordena el Ministerio de Transporte, y así podremos competir. Un carro blanco cuesta 30 millones de pesos, y nuestros taxis valen 140 millones de pesos, con el cupo. ¿Quieren que se mejore el servicio de taxi? Listo, que nos autoricen entonces las mismas tarifas que cobra Uber. Nuestra pelea, precisamente, es por eso, no sabemos quién autorizó a Uber a decretar sus tarifas, teniendo en cuenta que esa facultad es del Congreso de la República. Uber llegó violando toda la normatividad existente en Colombia.

¿Les preocupa Uber?

Claro, porque detrás de Uber se nos van a venir cientos de aplicaciones en Colombia.

Pero hay que entender que muchos pasajeros en Bogotá prefieren el servicio de Uber, por la seguridad y la comodidad. Además, cada día se escuchan más críticas por la inseguridad de los taxis y porque los conductores solo llevan a los usuarios adonde quieren…

El nuestro es como cualquier otro gremio. Por ejemplo, aquí hay general de la Policía que está preso por narcotráfico, tenemos policías que los han capturado con bandas de atracadores de bancos, de carros. Nuestro gremio tiene 850.000 conductores en el país, es una empresa tan grande que alguna manzana podrida tendría que llegar acá, pero le puedo garantizar que el 99 por ciento de los taxistas es gente buena.

Esa cifra suena muy optimista. Es verdad que hay taxistas honestos y decentes, pero las ‘manzanas podridas’ de las que usted habla no son apenas el 1 por ciento. Hay muchas críticas…

No quiero desconocer que tenemos falencias. Nosotros, por eso, llevamos un año capacitando a los taxistas en atención al usuario, manejo de conflictos, conocimiento de las normas de tránsito. Hemos venido haciendo una capacitación muy fuerte. La Policía, en cabeza del general Rodolfo Palomino, tiene graduados a más de 8.500 taxistas como policías cívicos de seguridad.

 Fuente Tomada del: http://www.eltiempo.com/bogota/uber-y-taxistas-una-puja-por-el-servicio/13972356